Sexys chats games

16 Oct

Y Saul Bass ya llevaba mucho recorrido convirtiendo los rótulos en pequeñas obras de arte del diseño.

reutilizaron la brevísima escena inicial, una cámara situada justo detrás de la sirena de un coche de policía que pasa zumbando entre el tráfico, y la pervirtieron hasta el delirio para los créditos de cada entrega.

Y la secuencia, increíblemente moderna y adelantada a su época, se convierte en historia indiscutible del cine. En ella un ingenioso plano inicial insinuaba la patriótica bandera estadounidense en los alrededores de la Casa Blanca, pero rápidamente le daba la vuelta a todo para situarnos en el centro de una vorágine zombie con un narrador enumerando una serie de normas indispensables que seguir a rajatabla para no convertirse en fast food de no-muertos.

Y sobre todo haciendo gala de unos rótulos dinámicos, el mejor acierto visual de la película, que interactuaban con el escenario.

En una época donde el vintage era el futuro, los niños jugaban a rodar aros por calles en blanco y negro y no existía imdb para hacerse el erudito en los chats, los títulos de crédito eran la prueba (impresa en la propia película y por tanto irrefutable) no sólo del nombre de la obra sino también de los implicados en la misma. Aproximadamente hasta llegar a los 70 los rótulos iniciales daban cuenta escrita del casting con más brillo y los créditos finales repetían dicha enumeración sumándole los roles asignados a cada miembro del reparto.

Eso en el mejor de los casos; en otros el film se cerraba con un escueto “The End” y punto, condenando al más fulminante ostracismo a parte del equipo de la película.